Volvamos juntos a unos cinco meses atrás, 8:00 de la mañana, llegas a la oficina y encuentras a todo tu equipo sentado junto a ti, les das un cálido saludo y tienen una charla corta en la que comentan en qué van a estar trabajando durante el día.


Durante la jornada, en varios momentos, tienen conversaciones sobre los proyectos y tareas que están desarrollando; en cada una de ellas, entre líneas les comunicas cómo el trabajo que están haciendo está moviendo a la compañía en la dirección correcta y además, cómo están adquiriendo nuevas habilidades y convirtiéndose en mejores profesionales.


En cuanto los ves en su puesto un poco estancados o desmotivados, les dices que te acompañen por un café a la cocina, aprovechas el momento para charlar un poco sobre la vida y buscas entender dónde está la raíz de la desmotivación que identificas claramente. Tienes ahora un panorama más claro de qué pasa con esta persona, le das un mensaje alentador y le explicas cómo a pesar de esto, deben hacer por un momento las cosas personales a un lado y enfocarse en sus labores. 


Ahora, con la situación actual y con todas las comunicaciones a través de una pantalla, es cada vez es más difícil entender el estado de cada persona de tu equipo, sin embargo las estrategias que te ayudan a mantenerlos motivados siguen siendo las mismas. De acuerdo con Runa, plataforma de nómina y RRHH, hay tres estrategias que pueden ayudarte a alentar a tu equipo y que la productividad de este no se vea afectada, estas son:

1. Transparencia

2. Innovación

3. Reconocimientos

Repasemos la relevancia de cada uno de estas y cómo aplicarlas de manera adecuada nos ayuda mantener a nuestro equipo en un ritmo ideal:

Transparencia


Estamos pasando por una época de incertidumbre, en donde ni los propios líderes tienen claro hacia dónde va el negocio y qué le depara el futuro. Ahora, imagínate lo que puede pasar por la cabeza de tus colaboradores, el hecho de estar fuera de contexto puede generar un sinnúmero de dudas que termina desenfocándolos y generando inseguridades.

 

Puedes establecer reuniones periódicas o hacerlo en las comunicaciones del día a día, cuéntales cómo se percibe la situación desde los niveles más altos de la organización, cómo se está adecuando la compañía y los planes que tienen en mente para salir adelante. Comparte la información que crees que pueda ser importante para ellos y te sorprenderá el cambio, tu equipo empezará a notarse cada vez más comprometido y tomará más sentido de pertenencia sobre la empresa y sus labores individuales.

Innovación

Al estar trabajando desde casa, es muy posible que el equipo esté cayendo en la rutina y en actividades monótonas debido a las restricciones a la movilidad, ayuda a que el trabajo no se convierta en otro de esos factores rutinarios que desmotivan y aburren. 


Mantener un ciclo de innovación constante ayuda a las personas a estar más activas y a pensar de forma creativa para solucionar los problemas. Abre las puertas a que hagan nuevos proyectos, motívalos a proponer nuevas formas y metodologías para hacer más eficiente su trabajo. 


Puedes probar planteando un nuevo proyecto cada dos semanas y que dediquen el 20% de su tiempo a idear, planear y ejecutar esta iniciativa. Dales la confianza y corrige los errores en sesiones de feedback semanales y verás cómo tu equipo empieza a tomar más iniciativa y a tener un impacto cada vez más grande en la compañía y sus procesos.



Reconocimientos

El ser humano por instinto se mueve por incentivos y no me refiero solo a incentivos monetarios, cualquier tipo de reconocimiento frente al equipo o empresa puede ayudarles a sentir que su trabajo está realmente impactando el crecimiento de la compañía.


En Truora, en nuestra reunión semanal se escoge un “astruonauta de la semana” un reconocimiento que se hace frente a toda la empresa por el cumplimiento de metas, pero más que cuantitativas nos enfocamos en las cualitativas. Aquellas personas que durante el último mes han demostrado ser un ejemplo de los valores de la compañía son llamados y se hace un reconocimiento. 


En este caso el incentivo no es monetario, pues no se da ningún tipo de bono por ser escogido, pero tienes que ver las caras de las personas cuando son reconocidas al frente de la compañía, esa sonrisa es algo que ningún bono podría generar y, que en cambio, una felicitación por parte de sus jefes y compañeros basta para hacerles la semana emocionante y retadora. 




Estos son los pilares en los que Truora y Runa se han enfocado desde que empezó esta situación y aunque es normal ver una que otra cara larga durante las reuniones, han llevado al equipo a lograr resultados nunca antes vistos en condiciones normales.