¿Quién no quiere hacer crecer su empresa? El crecimiento desmedido suena como algo muy positivo, pero puede inyectar suficiente caos a las organizaciones para ponerlas en aprietos e incluso llevarlas a la ruina.

Los riesgos asociados al crecimiento desmedido provienen de dos factores principalmente: estructura organizacional y recursos humanos. Veamos el por qué:

Estructura organizacional

Crecer significa muchas cosas incluso en empresas muy similares. Nuevos productos y mercados, e incursionar en nuevos países, es un proceso emocionante y retador que todo administrador quiere y teme enfrentar en igual medida. 

Una de las razones por la que la estructura organizacional se convierte en algo crítico para el crecimiento de una organización es la distribución de responsabilidades y cómo deben ajustarse al crecimiento. Esto aplica desde para empresas con organigramas bien definidos, hasta para startups pequeñas con muy poca estructura.

Supongamos que nuestra empresa vende desayunos en Colombia y pensamos expandir nuestro funcionamiento a México, Argentina y Chile. El core de nuestra empresa seguiría siendo el mismo, pero la persona encargada del producto en Colombia ahora debe multiplicar su conocimiento sobre mercado, distribución, legislación, y es probable que se convierta en una carga demasiado pesada para una sola persona.

De la misma forma, el equipo detrás del funcionamiento de la empresa también debe crecer y distribuirse de manera que sea posible reclutar, entrenar y liderar diferentes grupos encargados de las operaciones en diferentes países. Esto suena bastante obvio en papel, pero trae consigo cuestionamientos que son verdaderamente trascendentales para el futuro de la compañía. ¿Cuánto debe crecer mi equipo de producto? ¿Cuántas personas necesito en reclutamiento? ¿Cuántas en entrenamiento?¿Hasta dónde puedo disponer del talento que tengo sin quemarlos?

Mal manejados, estos cuestionamientos pueden llevar al fracaso tanto a las empresas bien estructuradas como a las startups más liberales, y requiere no solo una buena planeación previa a la implementación, sino también un seguimiento constante.

Recursos Humanos

No es lo mismo ser el empleado en una empresa de 10 personas que en una de 100, cuanto más grande, mayor es la necesidad básica de asociación, de sentirse parte de un clan y, aún más importante, sentirse parte valiosa del mismo. Las empresas pequeñas se sienten más familiares, todos se conocen y existe una sensación de exclusividad que disminuye a medida que aumenta el número de empleados. 

Puede que parezca algo sin importancia, pero mantener el sentimiento de cercanía entre los miembros de la organización es primordial para mantener al equipo motivado, tener una buena comunicación, así como una relación saludable entre diferentes equipos. 

El crecimiento es una oportunidad que se siente como volver a empezar con un poco de experiencia, los riesgos escalan mucho más allá de mantener la operación pero las ganancias hacen que todos los esfuerzos valgan la pena. 

Si estás pensando en crecer tu empresa y quieres seguir el ejemplo de otra en una situación similar, te invitamos a escuchar la historia de Truora. En este podcast sabrás cómo enfrentamos el reto de crecer nuestra empresa en nuestro más reciente episodio del podcast El universo de Truora: historia de un startup.