Desde hace algunos años, el ownership, o sentido de pertenencia en español, se ha vuelto muy relevante en el mundo laboral -especialmente en los startups- a la hora de contratar. Se ha convertido además en un buzzword, de esas palabras que todo el mundo adopta, sin entender realmente su significado. 


Entonces, ¿Qué es el Famoso Ownership?

Conocido no solo como sentido de pertenencia sino también como “dolor de dueño”, el ownership es la habilidad de trabajar sin mucha dirección. De ser “dueños” de nuestro propio trabajo, tener la autonomía y libertad de ejecutarlo y lo más importante, las ganas.


Es la capacidad de liderar proyectos y es también, un sentimiento.. Ese sentimiento que hace que las personas pierdan la noción del tiempo mientras trabajan, cuando entran en estado de flow, como lo describe la psicología. Es ir más allá de las responsabilidades asignadas, celebrar la victorias y lamentar los fracasos de una compañía, como propios. 


¿Por Qué es Importante?

Imagínense que todas las personas de su organización tuvieran esta motivación y capacidad de trabajo, ¿creen que las cosas serían diferentes?

 

Seguro que sí. Es justamente por eso la importancia de que su gente, que son un activo clave en su organización, tengan esta cualidad. Las personas con esta capacidad son quienes  actúan como dueños de sus labores diarias, su trabajo y la empresa. Asimismo, ponen a disposición de la compañía todos sus recursos con el fin de verla prosperar. 


¿Cómo Puedo Generar Ownership en los Empleados de una Organización?

Lo primero es lo más obvio. Traer más personas que exhiban este comportamiento a su organización. Al momento de reclutar, se debe identificar si el candidato es curioso y tiene un interés por entender otras áreas de la compañía. Igualmente, es importante saber si es proactivo. Para esto, basta con preguntar un par de historias de iniciativa, otras en las que la persona estuvo a cargo de liderar proyectos o equipos, o estuvo a cargo de una idea desde su concepción hasta su materialización.


Otra forma, menos obvia, es volviendo a sus empleados en dueños de la compañía en sentido literal. Una práctica muy común entre startups en Estados Unidos (un poco menos frecuente en Latinoamérica), es entregar a sus empleados un porcentaje de la compañía como parte de su paquete de compensación. Las famosas stock options. 


Estas stock options, o el derecho a comprar o vender acciones de la compañía, son una alta motivación para los empleados. Es una forma de decirles que con trabajo duro y dedicación, el valor de la compañía puede aumentar y  que por lo tanto, mayor será la recompensa para todos. Es un beneficio al empleado mejor relacionado a su esfuerzo, a diferencia de cómo sucede en compañías tradicionales. 


¿Cómo Retener este Talento Dentro de las Compañías?

Cada día es más difícil retener talento dentro de las empresas, especialmente si sus empleados tienen habilidades altamente demandadas por el mercado laboral, entre éstas, el ownership. Para evitarlo, es muy importante generar un ambiente de empoderamiento y autonomía, de donde estos owners no quieran salir.


En un ambiente así, es importante saber delegar y entender que, mientras las personas crecen como profesionales, muy posiblemente cometerán errores que habrá que subsanar. Sin embargo, son precisamente este tipo de experiencias las que perpetuarán el sentido de pertenencia dentro de su organización y generarán líderes capaces de contribuir al éxito del negocio y al entrenamiento de futuros líderes, quienes a su vez, harán lo mismo. Es un círculo virtuoso. 


El Ownership en Truora

En nuestra compañía el ownership es uno de nuestros cuatro valores principales, de los pilares sobre los que está construida y de los motores que nos mueven a crecer todos los días. Hay quienes han llegado a la compañía con esta cualidad y hay quienes la han ido desarrollando y mejorando durante su proceso. Para quienes no traen esta cualidad, lo  anterior fluye de una forma muy natural ya que desde una etapa temprana se busca despertar en cada uno de los colaboradores la necesidad de volverse dueños de su trabajo, de empezar a sentir la compañía como suya y pensar todos los dias como puedo aportar a su crecimiento, así sea con algo pequeño. Cuando esto pasa todos los días con todas las personas de la empresa, los resultados son fantásticos.


Tenemos proyectos que surgen de forma constante y todas las personas, sin importar su área de experticia, pueden participar de ellos, convirtiendose asi en proyectos transversales. La idea es que cada persona esté liderando un proyecto de estos al menos cada tres meses, empezando por identificar el problema que se busca solucionar y su brainstorming, pasando por la propuesta y ejecución y terminando en su entrega y medición de impacto. Para complementar lo anterior todos los empleados en la compañía cuentan con stock options, lo que genera un sentimiento de dueño bastante más directo y una motivación económica adicional al salario la cual nos lleva no solo a buscar cumplir las metas sino siempre sobrepasarlas.