Los también llamados ‘Jugadores A’ son escasos, pero su impacto en una organización puede ser igual al de diez ingenieros promedio.

En las próximas semanas exploraremos el mundo de tecnología desde su recurso más fundamental, el desarrollo de software y las personas que lo escriben. ¿Qué buscan? ¿Cómo encontrarlos? ¿Cómo manejarlos? 

En esta columna hablaremos del concepto de un ingeniero 10x y las cosas más importantes que buscan los mejores ingenieros. Usamos el género masculino por simplicidad pero incluye ingenieras por supuesto. En próximas columnas haremos una exploración profunda sobre ingenieras específicamente (tema en que tenemos mucha experiencia). 

La ingeniería de sistemas es una profesión con un nivel de desempleo muy bajo, por debajo del 1,0 %. Existe una gran demanda por ingenieros, según el Evans Data Corporation existen cerca de 27 millones de desarrolladores, y la industria fácilmente podría incorporar el doble y seguirá habiendo demanda. 

Existe una carrera frenética en el área de tecnología por encontrar talento. Pero más aún, por encontrar el mejor talento posible. El motivo es que cuando hablamos de desarrollo, un profesional que sea ‘mucho mejor’ que otro tiene un impacto desmedido en la productividad. 

En Silicon Valley en particular se usa el término ‘10x engineer’ para referirse a este tipo de personas. 

En tecnología nos enfrentamos a muchos problemas técnicos. Un 10x engineer no es alguien que trabaja 10 veces más que los demás, pero sí tiene el impacto de 10 ingenieros porque tiene las capacidades y conocimientos para aportar de manera equivalente a 10 buenos. Es esta persona que siempre encuentra la forma de solucionar los problemas más difíciles, hace que todo el equipo crezca y a veces parece un mago. 

Para quienes no escriben código esto puede sonarles como una exageración, sin embargo, todo desarrollador que está leyendo esto sabe exactamente a quién me refiero y están pensando en esos pocos increíbles ingenieros que han tenido la fortuna de conocer. 

Recientemente el término 10x engineer ha pasado a ser un tema controversial en Silicon Valley, y más aún cuando se entra en la discusión de si un gran ingeniero ‘nace o se hace’. Independiente del término que usamos para los mejores desarrolladores, los ‘jugadores A’, estas son las razones principales para pertenecer a una empresa: 

Los jugadores A conocen a otros jugadores A:

Esta es la clave número uno para contratar los mejores ingenieros. Muchos de ellos se conocen. Dado que hacer código es un trabajo intrínsecamente colaborativo, entre mejor es el equipo, más chévere es el trabajo. 

El mejor chance que un startup, o cualquier empresa tiene de crear un gran equipo de ingeniería es contratar un ‘A player’, o un ingeniero top. 

Cuando los ingenieros más capaces entrevistan, por encima de todo quieren trabajar con los mejores. Más aún que el tipo de tecnología, beneficios o hasta compensación, quién hace parte del equipo es la decisión número uno. 

Usando la analogía del fútbol, supongamos que eres un gran jugador de fútbol y pudieras hacer parte del Real Madrid, el Barça, Bayern Munich o Liverpool, o jugar en la serie B del fútbol Colombiano, ¿cuál preferirías?

En nuestro caso, el de Truora, contamos con la mayor fortuna de todas. Desde nuestro nacimiento tenemos a dos grandes desarrolladores, César Pino y David Cuadrado.

César es un absoluto experto en manejo de grandes volúmenes de información, la primera versión de Truora la hizo él, prácticamente solo. David Cuadrado, profesionalmente hablando, es lo mejor que me ha pasado en la vida. Le incomodará que lo ‘boletee’ pero es fácilmente el mejor CTO de Colombia: no solo escribe código mejor que cualquiera, también entiende cómo escalar equipos, desarrollar juniors y seniors.

¿Lo mejor de todo? El personaje hace un par de meses se fue de vacaciones dos semanas a Japón, ¿y saben qué pasó? Absolutamente nada. Ha creado un equipo y una estructura que a pesar de ser joven se autorregula, crece más rápido que los demás, y funciona cuando no está. 

Las tecnologías importan, el impacto importa aún más:

Es cierto que las tecnologías son importantes. Todo ingeniero quiere trabajar con los últimos lenguajes y herramientas de programación porque estos son más cool, pueden tener mayores funcionalidades o eficiencias y, además, son producidos por las luminarias (Go por Google, React por Facebook, por ejemplo).

En las palabras de una de nuestras ingenieras, impacto se define como: 

  • Tener el contexto del por qué hacemos los productos que hacemos para así pensar más allá en vez de cumplir con mini tasks semana a semana sin tener una perspectiva completa de hacia dónde vamos.
  • Tener grandes responsabilidades donde el éxito (o fracaso) de una iniciativa sea por mi trabajo y el de mi equipo. 
  • Impacto dentro de la empresa también es sentirme en plena confianza de alzar la mano cuando algo dentro de la compañía no me parece bien, no solo en términos de ingeniería sino de la cultura. 

Responsabilidad, contexto, libertad para crear, ese es el impacto que los mejores buscan, en particular porque quieren ser retados y cuando no es el caso, se aburren y se van. 

Un buen salario atrae, una gran cultura retiene:

Muchos emprendedores se quejan que existe una mentalidad un poco mercenaria en muchos ingenieros, de irse al mejor postor, y existe algo de verdad en esta queja. La razón no es que sean ‘mercenarios’ sino más bien la consecuencia de las fuerzas de oferta y demanda actual del mercado. 

Aquí se juntan la poca oferta por falta de ingenieros y la demanda viene por todas partes: desde las scale-ups como Nubank o Rappi, las startups como nosotros en Truora, Frubana o Simetrik, las fábricas de software, y todos los corporativos que están haciendo una transformación digital. A todos nos hacen falta desarrolladores. 

En este ambiente, van a existir mejores ofertas económicas de manera constante. Si un desarrollador es de los mejores (y esto también aplica a quienes no lo son), seguramente va a estar tentado por mayor compensación. A menos que se encuentre absolutamente motivado por el tipo de trabajo que hace, el gran equipo y una cultura donde se sienta parte, va a saltar a otro trabajo. 

Aunque es importante ser competitivo en el mercado para atraer talento, solo se puede conservar el equipo si se tiene una gran cultura. Las empresas que solo pueden hacer una de estas muy bien suelen competir con salario únicamente.

Así como British American Tobacco necesita pagar más para que la gente esté cómoda vendiendo cigarrillos. Si un desarrollador va a tener que trabajar en tecnologías antiguas, con equipos regulares, haciendo bug fixes todo el tiempo y en un ambiente pesado, va a tener que recibir una millonada o no trabajará ahí. 

El hack que hemos encontrado los startups, que no podemos pagar igual que Google, es hacer un ambiente de impacto y cultura excelente, pero además otorgando stock options al equipo. Así no sólo tienen sentido de pertenencia por amor a lo que hacen, sino que también son dueños literales del negocio. 

Contratar un 10x engineer o Jugador A es una de las mejores formas para que un equipo de ingeniería y empresa crezcan, pero por la gran demanda no es nada fácil. Si eres uno de esos ingenieros, ¡felicitaciones! Si te interesa convertirte en uno, en la próxima columna te explicaremos cómo maximizar los chances de lograrlo y a los fundadores les explicaremos cómo los identificamos en Truora. 

Contacto:

LinkedIn: Daniel Bilbao

Twitter: @ddbilbao