El caleño Daniel Bilbao trabaja día y noche con la obsesión de lograr que su equipo esté preparado para los desafíos de la economía del futuro.

Este ingeniero electrónico, que tiempo atrás fue nadador de alto rendimiento de las selecciones Valle del Cauca y Colombia, es un apasionado del mundo de las ‘startups’.

Tras trabajar en la banca de inversión en Wall Street, se movió a la costa oeste de Estados Unidos, donde fue uno de los primeros empleados de una empresa de base tecnológica que vio crecer y quebrarse.

De ahí aprendió aciertos y errores que le sirven de base para Truora, que fundó junto a sus socios David Cuadrado, Cesar Pino y Maite Muñiz. Además de combatir el fraude, estos emprendedores piensan en cómo pueden aportar para que la región pueda avanzar.  

Truora hace ‘background checks’ (o verificación de identidad), sirviendo a plataformas como las de transporte, que necesitan validar que los conductores que se inscriban no tengan multas o que sean buscados por ser parte de una banda criminal. Además hacen gestión de identidades, reconocimiento facial y tecnología OCR.

La plataforma, que soporta más de 10.000 chequeos por hora, está comandada por un personal de ‘ingenieros primero’, en el que el equipo de desarrolladores y de tecnología es mayor que al de cualquier otra área de la compañía.

“En Latinoamérica hay mucho talento, gente con mucha capacidad técnica para hacer tecnología, pero si no tienen las oportunidades de hacer tecnología de punta, no de desarrolla. Para un ingeniero egresado de una universidad estadounidense o una buena colombiana, quizás muchos conocimientos son los mismos, pero a la vuelta de 5 años el que se fue para una compañía tecnológica grande le da cinco vueltas al otro, porque va en escala”, expresa Bilbao.

Por eso enfatiza que la base de esta empresa ha sido desarrollar tecnología de punta, al nivel de cualquier compañía basada en Silicon Valley. Aunque Truora tiene oficina en San Francisco (Estados Unidos), el grueso de sus operaciones están en Cali y en Ciudad de México.

“Vimos que en Cali hay mucho talento y las oportunidades no existen. Cuando uno pone a trabajar a una persona talentosa en tecnología de punta y le enseña la mejor manera, le cambias la vida”, relata.

Esta empresa de base tecnológica fue fundada en julio de 2018 y sin haber completado el año, tiene operaciones en tres países; Brasil será su próximo destino. “Apenas estamos arrancando, nos expandiremos a todas partes”, cuenta el CEO de Truora, que inició con recursos propios y ya salió a buscar inversión.

Hoy son un equipo de 34 personas, de los cuales 24 son ingenieros, entre los que hay 6 ingenieras. Pero están en la búsqueda de 50 ingenieros más que quieran unirse al equipo.

Daniel Bilbao, que además es consejero y miembro de juntas directivas de varias ‘startups’, hace un llamado a Colombia, un país que -dice- tiene una “oportunidad muy buena” de ser ‘knowledge economy’. Su insistencia es que se necesitan más ingenieros de sistemas y desarrolladores de software de alto nivel.